Guía de alojamiento web: entiende lo que contratas

El artículo hoy va de hosting, pero tranquilos, no voy a hablar bondades de ninguna empresa de hosting. Mi intención hoy es ayudarte a entender un poco mas lo que contratas cuando eliges un hosting o alojamiento para tu web y por supuesto, que puedas elegir mejor entre la infinidad que hay disponibles.

Precisamente, esa gran oferta hace que mucha gente contrate el alojamiento más barato que encuentra o el que sale más en la tele para su web, muchas veces sin tener conocimientos suficientes para saber lo que realmente esta contratando y acaba con un alojamiento que no cubre sus necesidades o simplemente en un proveedor malo, que con tanta oferta, también abundan.

Eso ya se ha terminado, voy a intentar que estas cosas no vuelvan a pasar con este artículo. ¡Allá vamos!

¿Qué es un alojamiento web o hosting?

Un alojamiento web no es más que el lugar físico donde se encuentras los archivos de tu página web. Un servidor encendido las 24h y conectado a internet permanentemente. Para que nos entendamos y aclaremos conceptos, el servidor seria la casa (aunque a veces se parecerá más a un bloque de pisos, lo veremos mas adelante) y el dominio, la dirección de esa casa para que la gente la pueda encontrar.

El alojamiento se suele alquilar a empresas de hosting, y aunque si bien es cierto que podrías montarte tu propio servidor en casa (algún día veremos como), esto tiene varias desventajas:

  • Las lineas ADSL domésticas no dan para mucho, las páginas podrían cargar lentas y incluso caerse a la que tuvieras unas pocas visitas simultáneas.
  • Deberías tener el ordenador encendido las 24h del día para que tu web este disponible.
  • Cualquier fallo de software, hardware o incluso un apagón provocaría la caída de tu web.

La mejor opción es sin duda contratarlo a una empresa, que tendrá su centro de datos y que se encargara de que tu web este siempre disponible. De todos modos, si te gusta la administración de sistemas y trastear por tu cuenta, montarte tu propio servidor es una gran idea.

¿Espacio en disco?¿Transferencia mensual?¿Bases de datos?¡En cristiano por favor!

Si buscas hosting en Google y empiezas a cotillear un poco en las empresas que aparecen en primeras posiciones verás que todas coinciden en una cosa: el listado infinito de características técnicas que muestran. Parece que para ser importante hay que tenerla mas larga que el resto.

caracteristicas alojamiento web

Ejemplo de página de características cogida al azar. Las hay mucho mas largas.

 

Vamos a ver que significa tanta palabrería y cuales de esas características son importantes a la hora de elegir un alojamiento para tu web.

  • Espacio web: La cantidad de espacio físico que tiene tu servidor para alojar archivos. Cuanto mayor sea el espacio, evidentemente, mas archivos podrás subir. Muchas empresas incluyen en ese mismo espacio el que ocupan tus correos electronicos y te aseguro, que a veces ocupan mas los emails que los archivos de la web. Para que te hagas una idea, una instalación de wordpress nueva puede coupar unos 20MB.
  • Transferencia mensual: Es la cantidad de datos que tu servidor puede transferir cada mes. Esto incluye la transferencia de datos entre el servidor y el navegador y viceversa, el envio de emails o la transferencia por ftp para subir y bajar archivos del servidor. Por ejemplo, la mayoría tenemos internet en el móvil con una linea de datos de X Mb, eso también es transferencia mensual, aunque a distinta escala. En un servidor web siempre será mayor que en un móvil, evidentemente, pero como ejemplo sirve.
  • Dominios alojados: La cantidad de dominios que podrás alojar en el mismo servidor. Si tu alojamiento soporta varios dominios, técnicamente te será posible alojar varias páginas en él. Otra cosa será que luego el servidor, por otras limitaciones, las soporte sin caídas.
  • Subdominios: Como en el apartado interior, la cantidad de subdominios que podrás crear en tu hosting. Por ejemplo tienda.tusitioweb.com.
  • Cuentas de email: Evidentemente es la cantidad de cuentas de correo que podrás crear.
  • Características email: Varían en cada proveedor, pero normalmente suelen incluir, filtros para spam, autorespuestas, antivirus o antispam.
  • Bases de datos: La cantidad de bases de datos que podrás crear y el tipo de esas bases de datos. Actualmente Mysql es uno de los sistemas mas utilizados, entre otras cosas porque los CMS (Content Managament System) más populares lo usan. Por ejemplo WordPress. Cada página creada con wordpress es una base de datos Mysql creada.
  • Acceso ftp: Las cuentas FTP permitidas en tu hosting. En circunstancias normales, con una te debería bastar. Gracias al FTP subirás los archivos de tu web al servidor.
  • Lenguajes de programación: También varían de un proveedor a otro, suelen indicar también la versión de cada uno. PHP es casi indispensable y suelen tenerlo habilitados todos los hostings, pueden incluir además lenguajes como Perl, Pyton o Ruby.
  • Cron jobs: Los Cron Jobs son tareas automáticas que puedes programar en tu servidor. Normalmente se nos indica si están habilitadas o no. En los tipos de webs mas habituales no te serán necesarios.
  • Acceso SSH: Esto nos indica si esta habilitada la opción de acceder al servidor de forma segura a través de línea de comandos. Suele ser habitual encontrarlo habilitado en servidores VPS o dedicados, en los alojamientos compartidos no.
  • Panel de Control: El tipo de panel de control instalado en el servidor. Hay varios, siendo quizá el mas frecuente y conocido, CPanel. Algunas empresas permiten elegir, otras ya tienen su panel de control elegido por defecto. Muchas veces, te indicarán también la versión del panel de control usada.
  • Apps: De un tiempo a esta parte, es frecuente que los proveedores ofrezcan la posibilidad de instalar aplicaciones o CMS de forma automática. De esta forma es infinitamente mas fácil instalar por ejemplo un WordPress, un Joomla, una tienda con Prestashop o Magento, unos foros con PhpBB. etc… Ahora mismo, el instalador por excelencia es Softaculous, que no es más que otro pequeño panel de control desde el que instalar estas aplicaciones de una forma rápida y sencilla.
  • Backups: Indica si nuestro proveedor realiza backups de nuestro alojamiento y cada cuando realiza esos backups. Importante en caso de que ocurra algún desastre en tu web. Si bien es cierto que tu también puedes sacar tus copias de seguridad, pero ya sabemos como va esto, un día se me olvida, otro día no tengo tiempo, y al final cuando ocurre un desastre resulta que el ultimo backup es de hace 3 meses. Es importante automatizar este proceso, ya sea el proveedor o seas tu, pero es de las cosas que no se tienen en cuenta hasta que pasa algo.
  • Soporte: En esto si son unánimes, 24h los 365 días del año. Otra cosa es que luego cumplan.
  • Uptime: El tiempo que te garantiza de conectividad del servidor. Normalmente garantizan un 99,9%, aunque la realidad puede ser otra muy distinta. Un ejemplo podría ser el reciente caso de Dinahosting, que recibió un ataque DDOS masivo y sus páginas estuvieron caídas un día o dos. Evidentemente, ese mes ya no cumplieron con el 99,9% de uptime, aunque no fuera por un fallo suyo. Si algo así puede pasar en una compañía grande como Dinahosting, que no podrá pasar en otros proveedores mas pequeños.
  • Garantía de devolución: Algunos proveedores, por suerte cada vez más, ofrecen una garantía de devolución de X días. Esto te da la posibilidad de probar el alojamiento y si no te sientes cómodo con el, solicitar la devolución y buscarte otro.

Por supuesto, estas no son todas las características, pero si son las más destacadas y las que suelen tener en común la mayoría de proveedores.

Ahora me gustaría contarte en cuales me fijo yo a la hora de elegir un hosting para una web.

Lo primero que salta a la vista, entre otras cosas porque nos lo meten por los ojos en cada anuncio o promoción de hosting que vemos, són el espacio web y la transferencia mensual.

¿Cuantos anuncios habré visto de espacio web y transferencia ilimitados por una misera? Ya te lo digo yo, a patadas.

¿Para que quiero yo espacio y transferencia ilimitados si voy a montar una web personal o para un pequeño negocio por muy barato que salga? También te lo digo yo, para nada.

Para mí, es mas importante que el alojamiento funcione bien, aunque tenga limitaciones en este aspecto, que tener algo ilimitado que no va ni cuesta abajo. A ver si consigo explicarme con un ejemplo de como funciona esto del hosting a pequeña escala:

Supongamos que yo soy un diseñador web. Supongamos también que he alquilado un VPS (Virtual Private Server o Servidor Virtual Privado) para dar alojamiento a mis clientes. Y supongamos para acabar que este VPS tiene un espacio en disco de 20GB y una transferencia mensual de 250GB. Yo puedo coger este VPS y dividirlo en espacios de 2GB y 25GB de transferencia y asignarselo a cada cliente. Con estas cifras, cuando tenga 10 clientes, tendré el VPS “lleno” y tendre que alquilar otro para nuevos clientes. Digo lleno entre comillas, porque si miro los recursos usados del servidor una vez colgadas las webs de esos 10 clientes, me daré cuenta que entre todos igual no consumen ni el 20% de los recursos totales del servidor. Esto que quiere decir. Pues que de los 2GB asignados para cada cliente a lo mejor estan usando 100 o 200 Mb cada uno y que de los 25Gb de transferencia mensual, a lo mejor están usando 1 o 2 GB.

Y aquí es donde viene la trampa. ¿Y si en vez de alquilar otro VPS para dar un buen servicio a mis clientes, yo les sigo ofertando los 2GB de espacio y los 25GB de transferencia, pero contando con que ninguno usa esos recursos al 100%, en vez de meter a 10, meto a 25? Al no tener que asumir el gasto de alquilar otro VPS, ganaré mas dinero y las webs de mis clientes seguirán funcionando igual. Si, durante un tiempo, tal vez mucho tiempo, pero llegará el dia en que alguno de esos clientes por A o por B empezarán a consumir mas recursos y ahí es cuando aparecen los problemas. Saturación del servidor, caidas de la red y llamadas de clientes enfadados porque su página no carga.

Esto es lo que sucede habitualmente en los hostings compartidos ilimitados. Cogen un servidor, meten ahí a clientes para aburrir y cuando alguno consume mas recursos de la cuenta recibe un aviso de que su página web consume muchos recursos y que esta perjudicando al resto de clientes del servidor. Ante esto suelen ofrecer dos opciones: contratar un hospedaje de nivel superior (más caro, mas recursos) o darle de baja el servicio. Así, sin más, como el que no quiere la cosa. De ahí que unas líneas mas arriba afirmara que prefiero un servidor que funcione bien, que uno con recursos ilimitados, porque la verdad, por tres o cuatro euros al mes ilimitados van a ser los dolores de cabeza que te van a dar.

Vuelvo a repetir, prefiero un alojamiento limitado en espacio y transferencia, pero que ese espacio y esa transferencia sean míos de verdad, que uno ilimitado.

Aclarado esto. Yo me fijo principalmente en que las características básicas cubran mis necesidades. Por ejemplo si necesito alojar mas de un dominio que pueda hacerlo, si necesito tres cuentas de correo que incluya almenos esas tres, si voy a usar una base de datos que esté incluida, etc…

Y ahora viene el que para mí es el punto mas importante, una vez comprobado que incluye lo que necesitas, asegúrate de que realmente ofrecen un buen soporte. Y la forma más sencilla de hacer esto es probar sus canales de soporte y comprobar cuanto tardan en responder y la forma en que lo hacen. Lo mejor para hacer este tipo de comprobaciones es hacerlo fuera del horario habitual. Durante ese horario es probable que tengan comerciales atendiendo y que la respuesta sea buena, pero ¿y si mandas un email, abres un chat o incluso haces una llamada telefónica a soporte a las 12 de la noche? Yo lo he hecho mas de una vez 😉 No tengas ningún miedo. Al final, una gran parte del éxito de tu proyecto en la red se basa precisamente en que este online las 24h del dia.

Hace tiempo (cuando empezaba en esto), usaba una empresa de hosting muy conocida, y a uno de mis clientes se le cayo la web mientras estaba en una feria. La empresa en cuestión no tenia ni teléfono ni chat de soporte (por aquellos tiempos era mas habitual, ahora sería impensable) y tuve que mandar un email para recibir soporte. El resultado fué que contestaron al cabo de dos días y para terminar de arreglarlo, me contestaron con un email de estos tipo respuesta automática. Mi cliente cabreado y yo sin poder decirle siquiera, es que ha pasado esto o ha pasado lo otro. En ese momento me dí cuenta de lo que era realmente importante en una empresa de hosting. El soporte. Que te ayuden cuando tienes un problema, que sean transparentes y que lo solucionen lo más rápido posible. Es el mejor consejo que te puedo dar.

Hosting

Una sala de servidores cualquiera.

¿Qué tipo de alojamiento web elegir?

Alojamiento Gratuito

Como su mismo nombre indica, es un servicio de alojamiento web por el que no tendremos que pagar nada. Normalmente ofrecen unas funcionalidades muy limitadas y en algunas ocasiones pueden incluir publicidad en nuestra web a cambio del servicio. Tanto el espacio en disco disponible como la transferencia mensual suelen ser muy reducidas.

Este tipo de alojamientos pueden ser útiles si por ejemplo queremos probar un script que nos hemos descargado para ver si funciona y como lo hace, para hacer pruebas con alguna web que estemos creando o para algún proyecto realmente pequeño o que acaba de empezar y poco más. Siempre teniendo en cuenta que a poco que la página evolucione y obtenga visitas, deberás cambiarte de alojamiento a uno de pago.

Haciendo un símil, un hosting gratuito vendría a ser como vivir en una caravana dentro de un camping. Suficiente para sobrevivir, con muchas limitaciones y con un espacio compartido con los demás campistas.

Alojamiento Compartido

Un alojamiento compartido te ofrece un espacio en un servidor donde están alojados otros clientes. Entre los clientes no se ven, cada uno tiene su espacio privado y exclusivo, pero los recursos que consumen sus páginas web en el servidor es compartidos y por tanto la carga de unas webs puede afectar a otras.

Es el tipo de alojamiento mas común, económico y enfocado a páginas web que están empezando, que no son demasiado complejas o que no necesiten una gran cantidad de recursos. Sería un alojamiento ideal para una web corporativa, una web personal o un pequeño negocio online.

Evidentemente cada proyecto es un mundo. Yo puedo tener una web personal en wordpress, que ocupa muy poco espacio y sin embargo tener 100.000 visitas al mes que me obligarán a contratar un servidor mejor.

Puedes encontrar un buen proveedor a partir de 3€ al mes. Es importante buscar un buen proveedor para no acabar en un servidor infradimensionado con mas clientes y consumo del que puede asumir.

Siguiendo con el símil de antes, un alojamiento compartido sería como vivir en un bloque de pisos. Cada uno tiene su vivienda, pero comparte algunos recursos y espacios con sus vecinos.

Servidor VPS

El Servidor Virtual Privado (VPS) es una solución intermedia entre los alojamientos compartidos y los servidores dedicados. Este tipo de servidor funciona mediante el uso de varias máquinas virtuales dentro de un único servidor, garantizando que ningún otro usuario pueda hacer uso de los recursos que han sido reservados exclusivamente para el cliente.

A modo de ejemplo, supongamos que el proveedor tiene un servidor con 8 nucleos, 8GB de memoria RAM y 1000GB de espacio en disco, se podrían crear 8 VPS de 1 núcleo, 2Gb de RAM y 250GB de espacio en disco. Esto soluciona el principal problema del hosting compartido, al tener unos recursos garantizados, da igual que tus vecinos utilicen mas o menos recursos, tu siempre tendrás los tuyos reservados los necesites o no.

Los VPS están pensados para proyectos que no pueden funcionar en alojamientos compartidos, ya que necesitan más recursos de los que se ofrecen en esos planes; o bien para aquellos proyectos en los que se necesita la instalación de algunas librerías o programas para su funcionamiento. En un alojamiento compartido lo que hay es lo que te ofrecen. En ese sentido, un VPS es mucho más flexible.

Aumenta sensiblemente el precio, se pueden encontrar VPS a partir de 20€ al mes.

Y volvemos al símil. Un servidor VPS sería como vivir en una casa en una urbanización privada. Tu espacio, tus recursos, compartiendo recinto con tus vecinos.

Servidor Dedicado

Este es fácil de explicar, todo el servidor y sus recursos son para tí. Los servidores dedicados ofrecen mucha mas flexibilidad que los servidores compartidos porque tendrás acceso total a la maquina y mas recursos que un VPS porque toda la CPU, toda la RAM y todo el disco duro estarán a tu disposición.

Los servidores dedicados son útiles para grandes proyectos que precisen de mucha potencia y recursos o para albergar muchos proyectos en un mismo servidor por ejemplo. Entre muchas otras utilidades, claro está, pero la idea es que servidor dedicado = proyectos grandes.

Un servidor dedicado ya se dispara hasta unos 150-160€ al mes.

Sí, el símil. Un servidor dedicado sería como vivir en tu propio chalet en tu propio terreno. Tu espacio, tus recursos, tu recinto y a vivir que son dos dias 🙂

Cloud Hosting

El cloud hosting o alojamiento en la nube, es un servicio relativamente reciente y que supone una evolución en el alojamiento tradicional tal y como lo conocemos. Este sistema, reparte los recursos entre varias máquinas físicas usando tecnologías propias de la nube.

Sus principales ventajas son la flexibilidad y la fiabilidad. Flexibilidad porque es muy fácil y rápido escalar los recursos del servidor y fiabilidad porque al combinar varios servidores físicos a la vez si falla uno otro ocupa su lugar. Y esto no significa que tengamos varios servidores físicos a nuestra disposición si no que para ofrecer los recursos que necesitamos, nuestro servidor virtual “coge un trozo” de cada servidor físico.

Me explico. Si contratas un servidor cloud con 2 núcleos, 4 GB de RAM y 100GB de disco duro, el sistema virtual utilizara una parte de cada servidor físico para llegar a los recursos que tienes contratados.

El precio de un servidor cloud básico se va a los 40€ al mes. Un punto medio entre el VPS y el servidor dedicado.

Aquí ya no se por donde coger el símil xD Un servidor cloud sería como utilizar la cocina de casa de tu madre, la habitación de casa de tu suegro y el baño de casa de tu hermano. Compartirías espacios de varias casa, pero al final, tendrías los mismo recursos que si tuvieras la tuya propia. La ventaja, que si a tu hermano se le rompe el baño, puedes usar el de tu madre mientras lo arregla jajajaja

¿Windows o GNU/Linux?

Depende. En la gran mayoría de los casos la mejor solución es elegir un alojamiento con GNU/Linux como sistema operativo. Para mi es el mejor, es muy estable, fiable y seguro y lo usan la gran mayoria de servidores web en el mundo.

Si vas a crear una web estática en HTML y CSS, instalar aplicaciones basadas en PHP, Perl, Python o utilizar bases de datos SQL como en WordPress, Joomla, Prestashop o similares. Linux es la opción natural, lógica y económica.

¿Cuando utilizar un servidor con Windows? Cuando vayas a instalar aplicaciones basadas en productos Microsoft como ASP.NET o bases de datos SQL Server.

¿Administrado o no administrado?

La diferencia entre uno y otro es simplemente quien se encarga de realizar las tareas de administración del servidor. Tu, o la empresa de hosting. Por ejemplo realizar las tareas de actualización, mantenimiento, creación de hosts, etc…

Si no eres un experto en sistemas, la mejor opción es que escojas uno administrado y que tu proveedor se encargue de todo.

Si te interesa el tema de administración de servidores, más adelante tengo pensado publicar algunos artículos sobre el tema, para que como mínimo, puedas aprender lo básico para instalar y configurar un servidor por ti mismo.

Conclusión

Después de semejante parrafada, el resumen es más simple de lo que parece.

Para una inmensa mayoría de los mortales, un servidor compartido con sistema operativo GNU/Linux será mas que suficiente.

Comprueba que las características básicas encajan con tu proyecto y asegúrate de probar el soporte técnico. Sobretodo esto último, que luego no queremos sustos.

Otra buena opción es buscar opiniones por internet, en este mundo 2.0 tienes miles de opiniones de cualquier producto al alcance del teclado. Y si no, busca en Google “opiniones 1&1”, verás que rápido te haces una idea de si te conviene o no.

Si aun y así tienes dudas, no te cortes y pregunta en los comentarios, que estaré encantado de ayudarte.

6 comentarios

  1. Ignatius
    01/09/2015
    • Santi
      23/09/2015
  2. Anderson
    16/10/2015
  3. Pilar Torres
    25/01/2016
    • Santi
      29/01/2016
  4. Pilar Torres
    23/02/2016

Escribir un comentario


*